Psicología y Coaching Psicoarea 
 Sabadell y Sant Cugat
Torre Millenium, planta 15-4ª (junto Corte Ingles). Sabadell Tel. 937219966

Inicio Quienes
somos
Donde
estamos
Contactar Mapa web Links
OBTEN TU CUPON DE 1ª VISITA GRATIS 

         

Que tratamos

 

Guia de Autoayuda

 

english

 

 

Terapia sexual


   

Los trastornos sexuales se producen en un alto porcentaje de la población –casi la mitad-, y provocan mucho sufrimiento personal, a pesar de ello y por motivos culturales se acostumbran a ocultar.

No se sabe hasta qué proporción pueden estar asociados a muchas depresiones no tratadas. 

Cuando se producen trastornos sexuales hay que descartar en primer lugar si se trata de algún problema orgánico o funcional, en cuyo caso, el tratamiento debe ser efectuado por un médico.  

No obstante, la mayor parte de los trastornos sexuales acostumbran a estar provocados por problemas psicológicos o son debidos a factores asociados. En ocasiones, resulta difícil discernir si los problemas psicológicos que puedan tener una persona o una pareja son la causa de disfunciones sexuales, o si son estas disfunciones las que han provocado los problemas personales o de relación con la pareja. Muchas veces el problema sexual es consecuencia directa de los problemas de relación de una pareja. 

Tipo de problema sexual, causas y terapia 

Trastornos del deseo sexual

Inapetencia sexual

Trastornos de la excitación

Disfunción eréctil

Trastornos orgásmicos

Eyaculación precoz

Eyaculación retrógrada

Eyaculación retardada y anorgasmia femenina

Vaginismo

Enfoque sensorial

En este espacio no pretendemos realizar ningún tipo de diagnóstico, únicamente orientaros para que podáis distinguir entre cada uno de los tipos de trastornos. 

Se pueden originar algunas o varias de estas dificultades, es decir, puede producirse una falta de orgasmia, pero excitarse normalmente, incluso llegar a la fase de la meseta. O bien, existir, ya de entrada una inapetencia sexual, y por lo tanto no llegar a tener interés por las relaciones sexuales. 

A través de la entrevista, si asistes a un psicólogo, o a través del test de autoayuda si lo haces tú mismo/a, podremos conocer si tu problema es primario, es decir, si de ha producido desde la primera experiencia sexual, o si es secundario: que se ha manifestado a partir de un determinado acontecimiento.  

Después si ocurre con todas las parejas y en todas las situaciones, o bien se da de forma puntual, con alguna persona y en determinadas situaciones.

Del mismo modo, si es debido a factores psicológicos, o a factores combinados. Por ejemplo: una enfermedad, o el tratamiento de una enfermedad puede interferir fisiológicamente en el interés sexual, la excitación o erección, etc. Sabemos, por ejemplo, que los tratamientos con benzodiacepinas afectan a la libido y alteran la eyaculación, otros fármacos afectan a las disfunciones eréctiles, y otros son capaces de producir erecciones espontáneas, etc. 

Asimismo debemos descartar si la perturbación es inducida por sustancias y también si existe algún problema en la identidad sexual.

 

Trastornos del deseo sexual

Inapetencia sexual Es muy difícil definir el umbral de la inapetencia sexual, ya que la frecuencia de los contactos sexuales, o la abundancia de fantasías y pensamientos sexuales va en función de la personalidad, de la edad y del sexo. Por este motivo, lo importante es si tú o tu pareja tenéis un sentimiento  de insatisfacción.

Posteriormente se intentará identificar el origen del problema. Puede deberse a causas médicas, como dolor, desequilibrio hormonal, edad avanzada, efectos secundarios de los fármacos, etc.

A causas psicológicas como el estrés laboral o social, depresión, problemas con la pareja, etc.

O bien a problemas provocados por una incorrecta educación sexual, que puede provocar ignorancia, represión o inhibición.

Como norma general, y ante la duda de una contribución física al problema, es conveniente hacerse una revisión médica.

Se pueden producir comportamientos hipoactivos, o bien de aversión al sexo.

 

Trastornos de la excitación sexual en la mujer, o trastorno de la erección en el hombre.

Disfunción eréctil. Hay diferentes grados de disfunción.

Si nunca, o durante largas temporadas, a pesar de una suficiente estimulación se ha producido una erección, posiblemente se trata de un problema orgánico, en cuyo caso, es conveniente que visites al andrólogo, ya que se pueden resolver muchos de estos casos.

Si puedes conseguir una erección espontánea o provocada cuando estás sólo, pero no con una pareja, o si al conseguirla no la puedes mantener para realizar el acto sexual (penetración y coito), es probable que se trate de una impotencia de origen psicológico. Aproximadamente el 85% de los casos de disfunción eréctil provienen de factores psicológicos (Masters & Jonson, 1970).

En caso de impotencia transitoria no es necesaria la realización de una terapia sexual, sino que lo más adecuado es la psicoterapia. Pero en caso de impotencia crónica sí que es más beneficiosa una terapia sexual, ya que la mayoría de casos tienen como base un estado de ansiedad relacionado con circunstancias interpersonales sexuales. 

 

Trastornos orgásmicos tanto masculinos como femeninos, o problemas de eyaculación precoz en el varón.

Eyaculación precoz. Este trastorno se da con bastante frecuencia en los jóvenes por falta de experiencia, y en los varones adultos en un 35% aproximadamente.

No es una patología, sino una disfunción, y tiene sus raíces en la llamada “ansiedad del rendimiento”, que es una ansiedad excesiva por complacer a su pareja y a la vez autoafirmarse. Por lo tanto, el tratamiento tratará de reducir la responsabilidad desproporcionada y utilizar un método, por ejemplo el Método de parada/arranque de Semans. Kaplan (1990) prefiere éste método el de “Squeeze”, una técnica en la que se comprime la punta del pene entre los dedos para abortar la eyaculación justamente antes de llegar al umbral del orgasmo (Master & Jonson)

Eyaculación retrógrada. La eyaculación retrógrada se refiere a la dificultad de expulsar el semen después del reflejo orgásmico, y es una condición con la base puramente biológica, por lo que se tendrá que acudir al urólogo.

Eyaculación retardada y anorgasmia femenina. La eyaculación retardada se refiere a la dificultad para provocar el orgasmo cuando hay suficiente estimulación, en la mayoría de los casos tiene una raíz psicológica y se relaciona con el diagnóstico femenino de anorgasmia, y a ambos casos es conveniente una terapia sexual para tratar el componente psicógeno involucrado.

Ambas tienen en común la causa de la anorgasmia. Una de ellas es la distracción, en la que el sujeto no se concentra en las sensaciones, y hay un desplazamiento del interés sexual por otros intereses, es decir, se está pensando en otra cosa. La otra razón es el control excesivo,  esta inhabilidad para dejarse llevar por la excitación creciente no permite actuar al sistema nervioso parasimpático, y por este motivo no se produce el orgasmo. Se obtienen muy buenos resultados con una terapia sexual.

 

Vaginismo. A causa de la falta de relajación de la vagina, la introducción del pene produce dolor. Es una disfunción con el índice más elevado de resolución favorable (100% de éxito terapéutico Masters & Jonson, 1970). Una vez realizada la revisión médica y comprobado que no es de origen fisiológico se establecen las causas que la han provocado, ya que en muchas ocasiones se trata de una fobia desarrollada de forma secundaria a los primeros intentos de penetración sin éxito.

En la mayoría de los casos hay un componente emocional y la mujer requiere un apoyo psicológico.

Las primeras experiencias pueden haber estado dominadas por la tensión, por el intento de penetración de un hombre inexperto o insensible, por un conflicto moral, estrés, etc. Ello hace que los músculos de la entrada vaginal se contraiga y produzca dolor.

 

Enfoque sensorial 

Los problemas sexuales conllevan mucho padecimiento. Los sujetos acuden al psicólogo con una mezcla de esperanza y escepticismo. En muchas ocasiones las parejas se sienten desilusionadas y frustradas, se han producido en su vida diaria acuden al psicólogo con una mezcla de esperanza y escepticismo tensiones y recriminaciones a causa de la insatisfacción sexual. 

Los ejercicios del método del enfoque sensorial sirve para mitigar esta tensión ya que crean un ambiente relajado, base imprescindible para que funcione correctamente el sistema nerviosos autónomo (involuntario), ya que mientras más se insista en dominar la respuesta autonómica a través del sistema nervioso central (a través de su voluntad) más se interfiere en el funcionamiento de la sexualidad. 

Se trata de crear un espacio libre de obsesiones por el problema, adoptar un cambio de actitud y disfrutar del contacto íntimo y sensual por medio de los ejercicios.

Temas relacionados: para mayor información consulta en articulos de autoayuda test de disfunciones sexuales, terapias  sexuales, prooblemas de pareja, ciclo vital de la sexualidad, prevención de embarazos, educación sexual, y para información de tratamientos consulta: frigidez, anorgasmia, impotencia, eyaculación precoz, vaginismo.

Dra. Elisa Urbano
Psicóloga, sexóloga y Terapeuta


 

ARRIBA
 

 

Promoción  Sabadell


1ª Consulta

orientativa
GRATIS

 

 

 

 
 

 

Keywords relacionados con esta web: psicologia, coaching, coach, psicologia Sant Cugat, psicologia barcelona, Psicologos Sant Cugat, psicolegs Sant Cugat, psicologos de pareja, psicolegs de parella, Psicologos Barcelona, psicologa sexologa Sant Cugat, psicologa sexologa Barcelona, psicologa sexologa, sexual, sexología sabadell, sexologia Sant Cugat, sexologo Sant Cugat, sexología barcelona, sexologia barcelona, psicoterapia, psicoterapeuta, sexologia, consulta gratis, sesion gratuita, psicología adultos, hipnosis clinica, coaching.
Copyright ©2006 Psicoarea.com